fbpx
Mindfulness y Eneagrama - Gestión del estrés
253
post-template-default,single,single-post,postid-253,single-format-standard,bridge-core-2.1.4,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Mindfulness y Eneagrama

Mindfulness y Eneagrama con el método Mapa

Mindfulness y Eneagrama

 

A lo largo de muchos años de trabajo personal de auto conocimiento, he encontrado dos «herramientas» que personalmente me han resultado fundamentales: la práctica de Mindfulness y el conocimiento del Eneagrama. De esta práctica conjunta experimentada en primera persona, he creado el método MAPA: MINDFULNESS APLICADO A LA PERSONALIDAD Y EL AUTO CONOCIMIENTO A TRAVÉS DEL ENEAGRAMA.

Este sistema propone incluir nuestros patrones de conducta dominantes como objeto de atención en el día a día,  para gestionar hábilmente todos esos rasgos»incómodos»  de nuestra personalidad que podríamos denominar “avisadores”, como por ejemplo reacciones inconscientes, sensaciones corporales, pensamiento compulsivo y caótico, estados emocionales difíciles que nos produce nuestro modo automático de funcionar, etc…

Mindfulness es tal cuál: atención plena a todo lo que ocurre en el momento presente sin juicio ni identificación. Una observación ecuánime de la realidad interna y externa tal y como está ocurriendo momento a momento para así entenderla y no identificarnos con los fenómenos observando su cambio constante.  Digamos que no hay un “mindfulness” distinto para tal o cual cosa, la actitud es la misma. Lo que si podemos es desarrollar la habilidad de convertirnos en observadores de lo que está ocurriendo de manera que se adapte a una situación concreta y utilizar esa información que de forma natural, mas allá del pensamiento analítico crítico ocurre al contemplar ese asunto, lo que se denomina “insight”, para generar un cambio en positivo.

Una vez que conocemos nuestro eneatipo, sabremos por ejemplo, que si nos tenemos que decidir sobre que curso elegir para formarnos, si somos un 6, nos va a costar mucho tomar la decisión, pues la duda y la necesidad de seguridad ante el futuro es nuestro “talón de Aquiles”. Si somos un 1, y quedamos con un amigo a una hora para tomar un café y se retrasa veinte minutos, lo más probable que es que nuestra falta de flexibilidad se transforme en ira y le critiquemos duramente cuando llegue haciendo que lo que presumía ser una agradable tarde se transforme en una bronca. Cuando todo esto ocurre de forma automática, cuando los resortes de nuestra personalidad saltan sin que estemos atentos a ellos, son causa de sufrimiento y conflicto, pues somos esclavos de nuestras reacciones ciegas, por falta quizás de la información que nos brinda el conocimiento del Eneagrama, y por no tener la atención suficientemente entrenada mediante Mindfulness para ver con ecuanimidad, cariño y comprensión lo que está pasando en nuestro interior.

“Los tres elementos básicos necesarios para el trabajo de transformación son: la presencia (presencia mental, percepción consciente), la práctica de la auto observación (adquirida del conocimiento de uno mismo) y la comprensión de lo que se experimenta…” Esto que nos dicen Don Richard Risso y Russ Hudson en su obra fundamental, “La Sabiduría del Eneagrama”, explica claramente como debe ser el trabajo de la práctica de la Atención Plena a la personalidad y el auto conocimiento. En primer lugar hemos de tener práctica y consciencia de la importancia de la presencia y cierto entrenamiento en meditación que nos facilite la capacidad estar aquí y ahora viendo lo que está pasando, segundo un conocimiento teórico y experiencia personal empírica sobre cuales son nuestros rasgos de personalidad, para así detectarlos cuando se producen y los efectos que tienen sobre nosotros y los demás, y tercero comprender que es lo que está ocurriendo observándolo con el espacio mental suficiente que nos permita no identificarnos con ello y modular nuestras reacciones no adaptativas.

Es muy importante aclarar, que el fin de MAPA no es cambiar nuestra personalidad por otra que nos guste más, o tender a un imaginario eneatipo “cero” al que nada le afecte y no tenga “fallos” (tampoco tendría virtudes en ese caso), o sentirnos mal por ser como somos. Todos los eneatipos, equilibrados, son maravillosos en si mismos, la belleza del mundo se basa en la diversidad de paisajes, culturas, razas, personalidades, etc…de lo que tratamos aquí es de modular al centro los llamados movimientos pendulares que oscilan en desequilibrio hacia un extremo u otro para llevar una vida mas armoniosa.

Se trata de conocerse a uno mismo, de aceptarse tal cual se es, querer más a los demás por que les entendemos. Cuando se conoce algo ya no se le teme tanto. Y para lograr este estado de “comodidad interna”, el método MAPA propone integrar estas dos poderosas herramientas que son Mindfulness y Eneagrama.

Fernando Mancebo
fernando@gestionestres.com
No ha comentarios

Publica un comentario