fbpx
La zona de confort - Gestión del estrés
237
post-template-default,single,single-post,postid-237,single-format-standard,bridge-core-2.3.5,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-22.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-6.2.0,vc_responsive
 

La zona de confort

La zona de confort

La zona de confort es ese pequeño círculo en el que nos condenamos a vivir y a dar vueltas quejándonos, sufriendo, no avanzando, perjudicando nuestra salud, haciendo siempre lo mismo aunque no nos guste, privándonos de conocer gente y sitios nuevos interesantes, etc… en la zona de confort está todo lo que no nos gusta, todo lo que queremos cambiar, pero no salimos de ahí. Al fin y al cabo es zona segura en el sentido que es conocida (se suele decir que “mas vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”) y lo que hay ahí fuera nos produce incertidumbre. Aunque fuera esté todo lo que deseamos,  en la zona de confort no hay sorpresas.

La mente generalmente no quiere salir de su zona de confort. Esto nos ha pasado a la gran mayoría de las personas cuando nos ha surgido alguna situación nueva en la vida, por muy atractiva que esta pudiera ser.

La mente es como un niño, le gustas las rutinas conocidas, cuanto más le fuerzas, más ganas le entran de hacer lo que le da la gana.

Salir de la zona de confort genera estrés, y el estrés inhibe el riego sanguíneo a la parte del neocortex del cerebro que es la encargada de pensar con claridad. Para salir de la zona de confort, e iniciar un cambio, aunque sea positivo, la mente adicta a sus rutinas, se resiste a ese cambio generando discursos boicoteadores.

Para salir de esa zona, hay que hacerlo de forma hábil, poco a poco, integrando los cambios de forma pausada pero con un compromiso firme, sin prisa pero sobre todo “sin pausa”. Siempre de menos a más. Nunca hay que infravalorar los hábitos adquiridos por la mente durante años, ni perder de vista el poder de extraña atracción que ejerce la zona de confort.

Teniendo en cuenta estos detalles, si tenemos la decisión tomada y encontramos sentido a todo esto, si estamos atentos a los ”regates” de la mente, estaremos preparados para salir de esa zona de confort. Para ello iniciar un proceso de Coaching puede ser una buena forma para que puedas tomar perspectiva, decisiones e iniciar los cambios que realmente deseas diseñando con la ayuda del Coach tus propias estrategias.

Fernando Mancebo
fernando@gestionestres.com
No hay comentarios

Publica un comentario