fbpx
Ocho consejos para echar el ancla - Gestión del estrés
Mindfulness nos ayuda a reducir el estrés y para ello nos enseña breves pero eficaces formas de meditar y entrenar la atención para generar calma mental.
mindfulness consejos, aprender a meditar, trucos mindfulness, beneficios meditación
207
post-template-default,single,single-post,postid-207,single-format-standard,bridge-core-2.1.4,tribe-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-20.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive
 

Ocho consejos para echar el ancla

aprende a vivir sin estrés

Ocho consejos para echar el ancla

La práctica de Mindfulness o Atención Plena, no se reduce solo a sentarnos unos minutos al día a observar nuestra respiración (práctica formal).

En alguna ocasión hemos dicho que Mindfulness es mucho más que una técnica de relajación o anti estrés: es una manera de vivir y estar en el mundo.

Para poder mantener esta apertura lúcida y consciente en todas las actividades de nuestro día a día, para así reforzar nuestra práctica formal y asentar e integrar en plenitud los beneficios de la meditación, me gustaría en este artículo sugeriros ocho sugerencias que personalmente desarrollo a diario y me ayudan a mantenerme tranquilo, atento y por supuesto con menos estrés:

– Toma consciencia de cómo te sientes al levantarte. Antes de salir de la cama dedica un par de minutos a chequear como te estás por la mañana, siente tu cuerpo, tu respiración y tu estado anímico para afrontar el día.

– Elige alguna actividad de tu rutina diaria para realizarla con plena atención. Puede ser la ducha, cepillarte los dientes, el desayuno o cualquier comida, fregar los cacharros, tu sesión de yoga, lo que te apetezca. Hazla siendo plenamente consciente de todos los detalles: sensaciones, movimientos del cuerpo, olores, sabores, sonidos, emociones que te produce, aplica Mindfulness a esa actividad y nota la diferencia de realizarla con y sin atención.

– Tomate micro espacios para parar y respirar conscientemente. Un trayecto en metro, en el baño de la oficina, mientras estás esperando a alguien, aprovecha cualquier oportunidad para notar  tu respiración en vez de dispersarte.

Siempre que sientas nerviosismo, ansiedad o que la situación te sobrepasa, además de echar el ancla, poder parar aunque sea un breve espacio de tiempo a respirar conscientemente puede cambiar por completo tu estado de ánimo.

– Se plenamente consciente del movimiento de tu cuerpo y  como se siente cuando camines, practiques deporte, yoga, Thai-Chi, Chi-Kung, etc…; cuando salgas al parque a correr prueba en vez de desconectarte escuchando música por ejemplo, a conectar con tu cuerpo y corre junto a el. Siente plenamente todas sus sensaciones, prueba a mantener una relación de intimidad interior con tu cuerpo cuando realices cualquier actividad física.

– Cuando sientas una emoción intensa, reconócela, si quieres puedes ponerla nombre: estoy sintiendo tristeza, depresión, rabia, ira, miedo…. O simplemente siéntela antes de que te envuelva y practica el dejar pasar y la aceptación.

– Igualmente cuando ráfagas de pensamientos te bloqueen, se consciente de lo que está pasando, toma distancia, míralo simplemente como pensamiento, y en la medida que puedas echa el ancla y déjalo pasar.

– Si un objeto, un olor, un sonido, cualquier cosa llama tu atención, párate y capta todos sus detalles. Del mismo modo puedes elegir algo al azar y poner toda  tu atención en cada detalle de esa cosa.

– Cuando comas practica Mindfulness. Aprovecha una comida que puedas realizar tranquilamente. Se consciente y realiza todo el proceso de prepararla con atención. Capta todos los detalles de la actividad de preparar la comida desde elegir los útiles, a abrir un paquete de ensalada, del sonido que produce la manipulación de cada elemento, de cortar y lavar los alimentos, siente sus texturas. Cuando comas pon atención al movimiento de cortar el alimento y llevarlo hasta la boca, capta los olores, sabores, el acto de masticar, pon atención al cambio que se produce en el alimento cuando lo masticas, siéntelo al tragar, etc…

Estas son algunas ideas para la práctica informal de Mindfulness, aunque no son las únicas evidentemente.

Desarrolla en cualquier caso tu creatividad e intuición y crea las tuyas propias.

Fernando Mancebo
fernando@gestionestres.com
No ha comentarios

Publica un comentario